Macarrons de coco y jengibre

Buenas!!! Llevaba tiempo sin hacer una publicación en el blog, volver a casa y poner de nuevo todo en marcha me ha llevado mi tiempo… pero ya estoy de nuevo aquí, para seguir compartiendo con vosotr@s temas relacionados con la nutrición y deliciosas recetas. Hogar dulce hogar!

Hoy os traigo una receta de un dulce que me conquistó desde el primer momento que lo leí, y qué decir de cuando lo probé, wowww!!!

Antes de contaros cómo se prepara quiero que conozcáis un poquito más de cerca a sus principales ingredientes.

El primero de ellos esla leche de coco y el coco rallado. La leche de coco es una bebida que gusta a muchísima gente por su sabor dulce y porque nos recuerda a esas playas paradisíacas llenas de cocoteros que tanto nos gustan.

Existen muchísimas variedades de platos y recetas aderezados con esta leche. En cuanto al grupo de nutrientes de orden de mayor a menor cantidad encontramos el agua, grasas, hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y minerales. Hay que recordar su alta concentración de grasas por lo que se recomienda un consumo moderado aunque también se comercializa su versión “light”. Dentro de los beneficios de su consumo encontramos desde el fortalecimiento del sistema inmunológico, óseo y el alivio de la artritis, entre otros.

Por otro lado está el jengibre, con su característico aroma y un toque picante que me fascina, por su contenido en principios fenólicos y cetónicos.  En la medicina tradicional china es conocida como Jiang 姜, que significa “defender”. El jengibre es considerada como una planta para defender el cuerpo de la humedad y el frío.Lo uso en muchísimas preparaciones porque le dá un toque único y especial. Su riqueza en antioxidantes, vitaminas, minerales, aminoácidos y aceites esenciales, proporcionan al organismo humano innumerables beneficios. Tiene propiedades antiinfamatorias, antioxidantes y antimareo. Su consumo está indicado en caso de naúseas, vómitos, migrañas y molesticas estomacales.

Ahora que sabéis más acerca de los ingredientes estrella pasamos a la acción con los ingredientes que nos faltan y su elaboración. Te va a encantar!!

Para unos 12 macarrons

  • 1/2 cup de leche de coco (125 ml – tipo thai, de brik o lata)
  • 1/3 cup de sirope de arce ( 80 ml)
  • 1/4 cucharadita de vainilla en polvo
  • 2 cucharadas soperas de tahín (puré de sésamo)
  • 1 cucharada sopera de jengibre fresco pelado y rallado
  • 1 cucharadita de aceite de coco
  • Una pizca de sal
  • 3 cups de coco rallado (270 gr)
  • 3 cucharadas de harina de almendra (o avena. Si tienes los ingredientes en casa basta con triturarlos y ya lo tienes)

Elaboración:

  • Precalienta el horno a 160ºC.
  • Vierte la leche de coco, el sirope de arce, la vainilla, el tahín, el jengibre rallado, aceite de coco y sal en una olla a fuego medio. Mezcla hasta que se haya fundido todo y tengas una textura uniforme.
  • Coloca en un bol grande, el coco rallado con la harina de almendra (o avena). Añade la mezcla de leche, tahín y jengibre y mezcla bien.
  • Sobre una bandeja con papel de hornear, pon bolitas que puedes formar con una cuchara sopera. Procura que sean del mismo tamaño y que la base esté lisa.
  • Hornea unos 15-18 minutos a 160ºC y para que queden doraditas, hornea unos 5 minutos más a 190ºC. Deja enfriar 😉
  • Sirve en un plato con chocolate derretido y/o con fruta temporada.

Ya me contaréis!!

Esta delicia viene inspirada por una receta de Beingbioutiful.

Tal vez te interese...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *